fbpx

¿LO MEJOR PARA EL FUTURO DE TUS HIJOS? BRÍNDALES EDUCACIÓN FINANCIERA

L

a paternidad es quizá la responsabilidad más grande que existe. La educación que proporcionamos a nuestros hijos determina qué tipo de personas serán de mayores. Los padres responsables preparan a sus hijos para que sean adultos productivos e independientes, con confianza en sí mismos, respeto a los demás y con la oportunidad de alcanzar sus sueños. Es decir, para que sean felices.

No obstante, la falta de una educación financiera podría perjudicar las posibilidades futuras de tu hijo. ¡Prepáralos mejor para el futuro! Toma nota de estos consejos que Glocal Asesorías trae para ti en esta ocasión.

Muchos padres, aparte de ofrecerles la mejor formación posible a sus hijos, suelen enseñarles multitud de habilidades e imponerles cierta disciplina para que desarrollen buenos hábitos. Sin embargo, algunos olvidan (o no saben) enseñar a sus hijos la importancia de gestionar, ahorrar e invertir su dinero. La falta de una sólida educación financiera perjudica el desarrollo y las posibilidades futuras de cualquier persona, ya que las decisiones financieras que toma condicionarán su vida.

La responsabilidad financiera es una parte crítica de la educación y, al igual que otros importantes hábitos y actitudes como la cortesía, el orden y los hábitos de estudio, se adquiere desde edad muy temprana. Have fun with a fafafa slots

¿Qué puedes hacer para que tus hijos adquieran responsabilidad financiera?

¿Cómo enseñar a los niños «el valor del dinero»? ¿Cómo minimizar el «cómprame esto»?

Los hijos suelen seguir el ejemplo de sus padres más que sus consejos. Si eres gastador y vives con lo del día, es difícil que tu hijo sea distinto. Pon en práctica las lecciones sobre el presupuesto personal, el ahorro y el control sobre los gastos y sobre el endeudamiento del fenómeno  «tengo que llegar a fin de mes». Enséñales con el ejemplo que no hay que comprar de forma compulsiva, sino estableciendo prioridades para distinguir entre lo necesario y lo deseado, comparando precios y ahorrando en lugar de acudir siempre de a la tarjeta de crédito e inclusive los ahorros. Es importante que vean que a veces hay que esperar para poder adquirir lo que se quiere.

Adicional a ello, involucra a tus hijos, sobre todo a los adolescentes, en la planificación del presupuesto familiar, para que entiendan los objetivos financieros de la familia (comprar un automóvil nuevo, ir de vacaciones, pagar los estudios…). Explícales también cualquier estrategia de inversión y ahorro que puedas tener.

Habla con tus hijos de dinero

Si preguntas a muchos niños “¿de dónde viene el dinero?”, responderán “de los cajeros automáticos”. Nos acompañan a sacar el dinero y ven que si se pulsan unos botones salen billetes que sirven para comprar cosas. Cuando piden que se les compre algún capricho y decimos que no, porque no hay dinero, su pensamiento lógico es “pues vuelve al cajero a buscar más”. Ante una negativa, lo lógico es que se enfaden y piensen que somos malos padres. La magia de las tarjetas es un concepto todavía más difícil de comprender.

Los niños no pueden aprender el valor del dinero si nadie se los enseña. Normalmente, con 5 o 6 años, tus hijos ya son capaces de comprender conceptos financieros básicos. Aprovechemos estas ocasiones para explicarles:

  • Que mamá y papá tienen que trabajar muchas horas para ganar dinero.
  • Que cuando nos pagan, dejamos el dinero en un banco para que nos lo guarde.
  • Que ese dinero es necesario para pagar cosas importantes como la casa, el carro, la gasolina, la comida, el colegio, la ropa, la electricidad, el internet…
  • Que solo podemos sacar del banco o del cajero el dinero que allí hemos dejado. Cada vez que sacamos dinero, nos queda menos en el banco.
  • Que cada vez que se compra algo con la tarjeta de crédito, también se gasta el dinero guardado en el banco.
  • Que si se gasta todo ya no queda más.
  • Que siempre hay que ahorrar un poco para poder comprar cosas especiales como los regalos o las vacaciones, o para emergencias.
  • Que tener más dinero no hace que una persona sea mejor que otra, pero sí permite tener más oportunidades.

Algunos ejemplos de ocasiones para hablar con los hijos sobre el dinero:

  • Al sacar dinero del cajero.
  • Al pagar una compra, con dinero en efectivo o con la tarjeta de crédito.
  • Cuando compara precios de productos en el supermercado.
  • Cuando escribe un talón para pagar una factura.
  • Cuando revisa las cuentas del banco.
  • Cuando va al banco para hacer cualquier gestión.
  • Cuando planea las vacaciones.
  • Cuando repasa el presupuesto familiar.

¿Preparado? Comienza a brindarles educación financiera a tus hijos con estos sencillos consejos que desde Glocal Asesorías ponemos a tu disposición.

¿Dudas? Comunícate con nosotros al chat online. En Glocal Asesorías te ofrecemos servicios de asesoría financiera de la mano de un equipo de profesionales en Venezuela y América Latina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

Hola!

En breves momentos serás atendido por uno de nuestros asesores vía WhatsApp. También puedes enviarnos un email a la dirección: [email protected]

×